El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player



ELEMENTOS ARQUITECTÓNICOS

Garitas

El castillo de Ampudia presenta uno de los más soberbios ejemplos de garita tanto por la belleza de su traza como por la elegancia que aporta a los alzados del edificio. Se distribuyen de la siguiente manera, dos sobre la puerta principal y una en mitad de cada uno de los tres lienzos restantes, componiéndose de soporte escalonado, semicilindro adosado al muro y dinteles rectos cubriendo los vanos del matacán en lugar de los arcos que se emplean en la mayoría de los casos.

Torre del Homenaje.

El Castillo de Ampudia presenta planta trapezoidal con torres en las esquinas, siendo la que ocupa el ángulo suroeste la que responde a la función de torre del Homenaje. Se trata de un destacado ejemplo de este tipo de edificaciones con sus más de 30 metros de altura. Internamente, se organiza en tres cuerpos con bóveda de piedra, estando los dos superiores divididos en dos pisos mediante forjados de madera. El segundo cuerpo de esta torre es el que permite acceder a la misma desde el exterior a través de un vano apuntado abierto en su cara este y que originalmente debió de permanecer aislado mediante una estructura movible de madera. A la altura del último cuerpo se abre el muro para cobijar una ventana rematada en arco conopial, constituyendo el único vano de importancia que presenta la sólida mole de la torre.

Elementos arquitectónicos relacionados con la habitabilidad del edificio : el palacio.

El castillo señorial castellano, además de su carácter defensivo, presenta una destacada componente de carácter residencial, de la cual se deriva la presencia de un variado repertorio de elementos arquitectónicos con funciones domésticas, e incluso ornamentales, tales como : ventanales, galerías, salones con chimenea, yeserías...

Cuando el desarrollo de la faceta residencial es notable surge el castillo-palacio gótico de los siglos XV y XVI como una categoría particular dentro del grupo de los castillos señoriales, constituyendo este que nos ocupa constituye un destacado ejemplo dado el gran desarrollo que presenta su vertiente palatina manifestada en las características que se señalan a continuación.

- Fachada : muestra una marcada intencionalidad estética y un destacado rasgo de modernidad al presentar una fachada uniforme anticipo de lo que será la fachada-telón renacentista, mostrando una distribución simétrica con sendas torres en las esquinas enmarcándola, donde el eje de simetría vienen determinado por la posición central de la puerta  alineada en la vertical con el escudo de armas y la pareja de garitas que coronan el conjunto.

- Planta : La planta del castillo, comprendiendo el palacio, la fachada y ambas torres frontales, es trapezoidal, con sus estancias distribuidas en dos o tres alturas con cubiertas de teja inclinadas hacia el interior del recinto, respondiendo el conjunto a un plan único de inspiración geométrica.

- Patio de Armas y galerías : El patio está porticado en los tres lados que se corresponden con el palacio, configurándose los soportales mediante arcos rebajados sustentados por pilares octogonales. La presencia de estas galerías contribuyen a dar al Patio de Armas un aire de edificio más residencial que militar a lo cual contribuye el empleo de los elementos decorativos vistos, propios del lenguaje arquitectónico del Gótico Tardío.

- Ventanas : Otra de las características propias de los castillos señoriales de finales del siglo XV es la ventana, concebida como una ventana-mirador con poyos de piedra a los lados y un vano aproximadamente rectangular.

- Elementos ornamentales y heráldicos correspondientes al siglo XVII : Existen dos elementos añadidos a la fachada principal del castillo que nos hablan del interés que en su momento tuvo Don Francisco de Sandoval y Rojas, Duque de Lerma por, al tiempo que enriquecía la fortaleza, poner de manifiesto su dominio sobre la misma y por extensión sobre el señorío. Esta pretensión se materializa en el escudo en piedra que manda colocar sobre la puerta de entrada al castillo  resultante de la unión de las armas del Duque con las de su mujer en un único escudo que aparece timbrado con corona ducal y presenta una bordura con siete grupos de veros. Escudo partido, corresponde la diestra a las armas del Duque de Lerma, y las de la izquierda a Catalina de la Cerda.

El otro elementos que necesariamente ha de corresponderse en el tiempo con la colocación del escudo descrito, es la puerta de acceso al castillo, a la que se ha superpuesto una rosca de dovelas en relieve, exentas de función estructural alguna y levemente almohadilladas, alternándose unas más largas y otras más cortas. Su diseño hay que ponerlo en relación con los repertorios arquitectónicos propios del clasicismo.